Septiembre 25, 2021

ALIANZA ENTRE BLURIVER Y PURO VIENTO TRANSFORMA MAXISACOS EN BOLSAS REUTILIZABLES

En su constante búsqueda de reducir los impactos medioambientales y como una forma de fomentar la economía circular en Punta Arenas, a principios de 2020 BluRiver contactó a proveedores locales, que pudieran utilizar como materia prima los elementos en desuso generados por la empresa.

Así nació la alianza con Puro Viento, empresa formada por las magallánicas Alejandra y Rossana Venegas, que desde 2010 trabajan en el diseño de accesorios, reutilizando materiales que han sido desechados.

A principios de 2020 comenzó la ejecución del proyecto “Reinvención”, que da una segunda oportunidad a uno de los materiales en desuso, que genera la empresa.  

“La iniciativa nace principalmente por una necesidad de BluRiver de poder darle un uso a los residuos que se generan dentro de los diferentes procesos, en este caso darle una nueva vida a los maxisacos, que se ocupan en las faenas para alimentar a los salmones, y ver que uso podían darle para generar un producto nuevo. Es súper importante tanto para nosotras, como para las diversas empresas que puedan tomar conciencia, hacerse cargo y hacerse parte de los residuos que se generen en sus procesos. Esto es un circulo virtuoso, donde las grandes empresas contribuyen con las pymes regionales, y esperamos que muchas empresas más de la Región se sumen para desarrollar una Patagonia más limpia”, comentó Alejandra Venegas, fundadora de Puro Viento.

 La fabricación de estas bolsas no sólo buscaba dar una segunda oportunidad para los maxisacos, también a las personas que trabajaron en su confección.

“Como Puro Viento comenzamos hace 10 años como un proyecto que buscaba la reutilización de materiales y esa nuestra principal motivación, reutilizar material que desechaba las grandes empresas para transformarlo en accesorios. Con el tiempo esto fue tomando más forma, y en los procesos de trabajo incluimos a gente que necesitaba segundas oportunidades, al igual que el material, y comenzamos a trabajar con gente del CET del Centro Penitenciario, y jefas de hogar de nuestra comuna, tratando siempre de potenciar el desarrollo local de Punta Arenas”, resaltó la fundadora de Puro Viento, Rossana Venegas.

Luego de la sanitización, los maxisacos fueron trasladados al Centro Penitenciario de Punta Arenas, donde un grupo de internos se encargó de limpiarlos y cortarlos. Después de esto, comenzó el proceso de costura, en el que Elisabeth Muñoz y Catalina Contreras jugaron un papel fundamental.

“No es un material difícil, pero si es delicado. Hay que tomarlo porque se deshilacha con facilidad, entonces hay que coserlo y recortar con cuidado, o todo lo que habías medido se pierde”, explicó.

Respecto a la experiencia de trabajar en proyecto colaborativo, esta jefa de hogar manifestó: “Todo lo que sea trabajo es enriquecedor para mí, para ellas. Todos sacamos un aprendizaje, ya que para bien o para mal son cosas que nos ayudan a crecer y eso es lo principal. Lo ideal es ponerle el hombro, no todos sabemos tanto, pero le ponemos empeño, las ganas y el entusiasmo y el optimismo, lo que ayuda a que las cosas resulten”.

Un proyecto que nació para la elaboración de bolsas de merchandising, y que desde BluRiver esperan se vuelva a materializar con la reutilización de otros materiales.

“Lo que estamos haciendo es reutilizar este material para producir bolsas que después se puedan ocupar para distintas utilidades. Nosotros buscamos instancias como esta y ellas nos presentaron este proyecto y nos pareció una  buena idea, y en el futuro seguiremos buscando instancias como esta para desarrollar, porque creemos que el camino es justamente la economía circular”, concluyó el gerente de Salmones BluRiver, Ignacio Covacevich.