CRÓNICA INTERNACIONAL

Estos son los grandes eventos astronómicos de diciembre de 2022

Debido a la cercanía del solsticio de invierno, las noches en el hemisferio norte cada vez son más largas y también más frías. Este periodo del año en el que la oscuridad gana espacio a la luz diurna durante más horas ofrece la oportunidad de contemplar numerosos fenómenos astronómicos.

Por esa razón, la última luna llena de 2022, que tendrá lugar el 8 de diciembre, se conoce como “luna de la larga noche” o “luna fría”, nombre que procede de los indios mohawks, un pueblo indígena de Norteamérica.

Sin embargo, esta es solo una de las particularidades del mes de diciembre de 2022 a nivel astronómico, pero hay muchas más.

8 de diciembre: el mejor momento para contemplar Marte

De todos los planetas del Sistema Solar, Marte muestra la mayor variación en su tamaño aparente y brillo. Esto ocurre porque es vecino de la Tierra, orbitando alrededor del Sol a una distancia de aproximadamente 1,5 veces la distancia de la Tierra al Sol. Esto significa que su lugar respecto a nuestro planeta varía mucho, entre 0,36 Unidades Astronómicas (UA) y 2,68 UA, dependiendo de si se encuentra al lado o frente a la Tierra en su órbita.

El 8 de diciembre será particularmente propicio en ese sentido porque el planeta rojo brillará más que en cualquier otra época del año: justo entonces se encontrará en su punto más cercano a la Tierra y su cara estará completamente iluminada por el Sol. Un telescopio de tamaño mediano puede permitir distinguir algunos de los detalles de la superficie del planeta.

13 y 14 de diciembre: lluvia de meteoros Gemínidas

Los meteoros de las gemínidas tienen un movimiento lento y pueden ser observados durante la mayor parte del mes de diciembre. Su pico de mayor actividad, sin embargo, es la noche del 13 y la mañana del 14 de diciembre, con una tasa de 120-160 meteoros/hora bajo condiciones óptimas. Esta tasa la convierte en la lluvia de mayor actividad del año junto a la cuadrántidas, fenómeno que tiene lugar durante los primeros días de enero.

La luna menguante bloqueará la visión de muchos de los meteoros más débiles este año, pero las Gemínidas son tan numerosas y brillantes que el espectáculo será igualmente reseñable. La mejor forma de contemplar la lluvia es desde un lugar oscuro después de la medianoche. Los meteoritos se irradiarán desde la constelación de Géminis, pero pueden aparecer en cualquier parte del cielo.

21 de diciembre: Mercurio en su máxima elongación oriental

Mercurio es uno de los más difíciles de observar a simple vista sin el uso de telescopios, pero este día se podrá ver como un pequeño punto de luz amarillenta con solo mirar al cielo porque alcanza su mayor elongación oriental de 20,1 grados desde el Sol. Este es el mejor momento para ver a Mercurio porque estará en su punto más alto sobre el horizonte en el cielo de la tarde. Para contemplarlo, hay que buscarlo en el cielo occidental justo después de la puesta del sol.

21 y 22 de diciembre: lluvia de estrellas de Úrsidas

Esta lluvia es fruto de los granos de polvo que dejó el cometa Tuttle, que fue descubierto por primera vez en 1790. La lluvia se produce anualmente del 17 al 25 de diciembre, pero alcanza su punto máximo este año en la noche del 21 y la mañana del 22.

Si bien no se trata de una lluvia de estrellas particularmente espectacular que produce entre 5 y 10 meteoros por hora, este año la luna casi nueva dejará los cielos muy oscuros, lo que debería favorecer el espectáculo. La mejor visualización será justo después de la medianoche desde un lugar oscuro lejos de las luces de la ciudad. Los meteoritos se irradiarán desde la constelación de la Osa Menor, pero pueden aparecer en cualquier parte del cielo.

Fuente: nationalgeographic

About The Author