CRÓNICA

Nuevo instrumento oceanográfico permitirá detectar presencia de algas nocivas en Patagonia y Antártica

El fitoplancton es un elemento clave dentro de la red alimentaria de los ecosistemas acuáticos del mundo, ya que es sustento de especies mayores, quienes dependen de su biomasa. Sin embargo, su importancia también radica en la producción de oxígeno, ya que el 50% de lo que respiramos es producido por estos organismos. Ante este escenario, la comunidad científica busca monitorear constantemente los cambios que el fitoplancton experimenta, principalmente en un contexto de cambio climático.

Desde hace algunas décadas, los sensores satelitales han permitido registrar datos observacionales con alta resolución espacial (cientos de kilómetros) y temporal (décadas) de la evolución y dinámica del fitoplancton en la superficie de los océanos. En la actualidad, gracias a los avances tecnológicos, estos instrumentos tienen una mayor capacidad de análisis, detectando parámetros más específicos, como la estructura de la comunidad fitoplanctónica y/o su composición por grupos funcionales.

A pesar de contar con estos sistemas, es necesario complementar los registros con mediciones en terreno mucho más detallados, sobre todo de las propiedades ópticas de los componentes presentes en la columna de agua.

Por ello, el Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL) de la Universidad Austral de Chile (UACh) adquirió recientemente un avanzado sensor de luz (radiómetro hiperespectral RAMSES), que permitirá obtener perfiles de irradiancia a través de la columna de agua en la Patagonia chilena y la península Antártica.

Las mediciones obtenidas por este instrumento serán usadas para registrar las propiedades bio-ópticas del agua en zonas costeras altamente complejas, dada su dificultad de acceso y condiciones climáticas. De esta forma, estos datos de terreno permitirán complementar la calibración de los sensores satelitales ambientales que detectan el color del océano a escala regional.

“Con este equipo, en complemento con otras mediciones de la columna de agua, podremos obtener huellas bio-ópticas específicas de la comunidad fitoplanctónica a escala local, y en particular, de algunas especies que pueden generar toxinas. El objetivo final es generar relaciones empíricas entre variables biológicas y ambientales, las que después son usadas por los satélites. De esta manera realizaremos un seguimiento de FAN en las zonas costeras de Patagonia”, comentó la Dra. Corredor-Acosta, investigadora del Centro IDEAL, quien estará a cargo del radiómetro hiperespectral.

 “La utilización de este instrumento será de gran importancia para la Patagonia chilena: permitirá el estudio de las Floraciones Algas Nocivas (FAN o mareas rojas), y el efecto del derretimiento acelerado de los glaciares de montaña, fiordos y bahías antárticas, dos problemáticas que persisten en el maritorio y que se asocia con los efectos del calentamiento global en la atmósfera”, mencionó el Dr. José Luis Iriarte, investigador del Centro IDEAL y académico del Instituto de Acuicultura de UACh en Puerto Montt.

Este nuevo instrumento oceanográfico será utilizado en una próxima campaña científica desarrollada por el Centro IDEAL durante el primer semestre del 2023. Además, se lanzará en actividades regulares, como series de tiempo instaladas en zonas costeras de Punta Arenas y Antártica.

About The Author