Junio 19, 2021

SEREMI DE ECONOMÍA VALORA ATRIBUCIONES QUE TENDRÁN LOS CONSUMIDORES CON LA NUEVA LEY DE PORTABILIDAD FINANCIERA

Este 8 de septiembre entró en vigencia la Ley de Portabilidad Financiera, normativa que facilitará a los consumidores cambiarse entre instituciones financieras que oferten mejores condiciones para sus productos y servicios.

Natalia Easton, Seremi de Economía, Fomento y Turismo valoró el espíritu de esta nueva ley que suma nuevos derechos de los consumidores en este mercado, y permitirá a los consumidores optar a mejores condiciones crediticias. Easton indicó “La posibilidad de cambiar sus productos de una institución a otra, en forma mucho más expedita, implicará que las entidades tendrán que competir por precio y entregar mejores condiciones, lo que beneficiará a las personas”.

La ley ordena a las instituciones financieras reportar al SERNAC los incumplimientos relacionados con el plazo y la forma de emisión de documentos necesarios entre entidades para el proceso de portabilidad, como lo son el certificado de liquidación y el comprobante de pago del producto financiero objeto de la portabilidad. 

Easton agregó “El SERNAC estará monitoreando el comportamiento de las empresas financieras respecto del cumplimiento de las nuevas obligaciones que tendrán a partir de la entrada en vigencia de la Ley y su reglamento. Para que se aplique la portabilidad, basta que el consumidor lo solicite y se activará el proceso, donde serán principalmente las instituciones financieras quienes compartirán información y documentos para concretar las operaciones”.

El mercado financiero es uno de los que históricamente encabeza los rankings de reclamos. Sólo este año, el SERNAC ha recibido casi 70 mil reclamos, principalmente por fraudes (16%), seguidos por no reversar cargos mal efectuados (13,6%). Lo que representa un crecimiento de 41% respecto del mismo período del año pasado.

La nueva Ley de Portabilidad Financiera facilita el traslado de un producto financiero, desde la empresa con la que actualmente tiene contratado un producto financiero, a otra que le ofrezca mejores condiciones. Esto es aplicable para, entre otros, las cuentas corrientes, tarjetas de crédito y préstamos hipotecarios, de consumo y automotrices.